18/01/1988
Secuestro del candidato a la alcaldía de Bogotá, Andrés Pastrana

Después del plagio, sus simpatizantes se congregaron allí como muestra de solidaridad y de rechazo a la acción. Foto: El Mundo.

Luego de ser rescatado, fue trasladado a Bogotá, en donde se encontró con su familia. Foto: Miguel Calderón.

El candidato a la alcaldía de Bogotá Andrés Pastrana fue secuestrado por Los Extraditables, como forma de presionar al gobierno para que eliminara el tratado de extradición. Su rescate se dio en medio de la búsqueda del procurador Carlos Mauro Hoyos, retenido ese mismo día.

En la noche del 18 de enero de 1988, un grupo de diez personas armadas con ametralladoras irrumpió en la sede política del entonces candidato a la alcaldía de Bogotá, Andrés Pastrana Arango, ubicada en la capital colombiana.

“Con 33 años, Andrés Pastrana, el hijo del expresidente de Colombia, Misael Pastrana Borrero, se había convertido en el candidato más opcionado a la alcaldía de Bogotá”.

Cuatro hombres distrajeron a los escoltas del político, quienes lo custodiaban desde el exterior del lugar, simulando el robo a un vehículo. Los otros seis ingresaron a la oficina del candidato, se identificaron como miembros del M-19, lo esposaron y se lo llevaron, con el objetivo de enviarle un mensaje al presidente Virgilio Barco sobre el tratado de extradición de delincuentes nacionales hacia Estados Unidos.

Versiones confusas

Inicialmente, la opinión pública le atribuyó la responsabilidad del plagio al M-19. Sin embargo, el 24 de enero, Los Extraditables confirmaron la autoría y enviaron un comunicado en el que decían que el comando Hermanos Pabón Jatter fue el encargado del operativo. Además, afirmaron que no se reivindicaron el hecho desde un principio porque existía un pacto que la familia rompió.

En esta comunicación publicaron una lista de mediadores para la liberación y dijeron que solo negociarían si se transmitía un programa de televisión que recogía las voces de diversos colombianos que se oponían a la extradición.

Los captores se comunicaron en varias ocasiones con cadenas radiales para reiterar su compromiso con devolverlo sano y salvo y en el menor tiempo posible. El 20 de enero, después de la medianoche, Pastrana llamó a su familia y les dijo que había recibido muy buenos tratos, que no había sufrido y que, por el contrario, tenía acceso a un televisor y a varios libros y periódicos.

En la zona de influencia del cartel de Medellín

Después de ser abordado en su oficina, Pastrana ―quien años más tarde sería presidente de Colombia― fue transportado en un vehículo hacia la casa de uno de los jefes del cartel de Bogotá. Luego, los secuestradores abandonaron el automóvil en el barrio La Soledad.

Siempre me dijeron que si me fueran a matar lo hubieran hecho desde el momento mismo cuando entraron a la sede”, Andrés Pastrana.

Al día siguiente lo llevaron en un helicóptero hasta la finca La Fresera en el municipio de El Retiro. Hasta allá fue Pablo Escobar para ratificar su oposición al Tratado de Extradición.

“Hablamos de las doce de la noche hasta las seis de la mañana. De la extradición y de la mafia, pues acababan de ponerle una bomba al Edificio Mónaco. Escobar me contó cómo casi le matan a su señora y a sus hijos. Hablamos de todo, de cómo metía la droga a los Estados Unidos y cómo manejaban el negocio”, le contó Andrés Pastrana a El Espectador, el 20 de enero de 2018.

La liberación

El 25 de enero las autoridades encontraron a Pastrana, guiadas por algunos vecinos que denunciaron unos movimientos sospechosos en La Fresera. Todo esto se dio en medio del operativo de búsqueda del procurador General de la Nación, Carlos Mauro Hoyos, secuestrado ese mismo día en la vía que conduce al aeropuerto José María Córdova.

“Ellos (los secuestradores) no sabían si abrir o cerrar mi celda. En ese momento entró uno con una ametralladora y dos fusiles y me dijo: Grite que usted es Andrés Pastrana porque llegó la autoridad”, contó Pastrana a El Colombiano, el 25 de enero de 1988.

Uno de los captores, amenazando al retenido, dijo que lo dejaba en libertad siempre y cuando alguien se quedara como rehén durante un par de horas. El policía Roberto de Jesús Zapata Carmona no dudó y se ofreció, entonces uno de los captores lo esposó y huyó con él en un vehículo. En el camino el automóvil se averió y el conductor lo dejó libre.

El secuestro de Andrés Pastrana Arango hacía parte del plan creado por Los Extraditables para retener a grandes personalidades del país, como forma de ejercer presión para que se prohibiera la extradición a Estados Unidos; una de las víctimas de esta guerra sin tregua fue el procurador Carlos Mauro Hoyos.

Compartir

Historias