7/11/1990
Secuestro de Maruja Pachón de Villamizar

Desde París, donde se desempeñaba como embajadora ante la Unesco, la periodista Gloria Pachón de Galán, hermana de Maruja, pidió su liberación y la de Villamizar.

El 7 de noviembre de 1990, la gerente de Focine, Maruja Pachón, y la jefe de prensa de esta misma entidad, Beatriz Villamizar de Guerrero, fueron secuestradas cuando se movilizaban en un carro. Los sicarios bloquearon el paso del vehículo y asesinaron al conductor, Ángel María Roa.

“No vamos a liberarlos mientras persista el saqueo, el asesinato y las masacres con armas del Estado y con el presupuesto del pueblo”. El Colombiano, 14 de noviembre de 1990.

6 días después, el 13 de noviembre, Los Extraditables se adjudicaron el plagio de Pachón, quien era cuñada del fallecido candidato presidencial Luis Carlos Galán, y de Beatriz Villamizar. Con este acto ascendió a nueve el número de periodistas secuestrados, entre los que estaban Diana Turbay, Azucena Liévano y Francisco Santos.

Un final esperado

Maruja Pachón fue liberada el 20 de mayo de 1991. Luego de viajar seis horas, los captores la llevaron a una residencia en la calle 107 con carrera 19, en el norte de Bogotá. De allí fue trasladada a su casa, en donde la estaban esperando su esposo, hijos y personas allegadas. Ese mismo día, tres horas más tarde, recobró la libertad Francisco Santos; ambos hechos fueron posibles gracias la mediación del padre Rafael García Herreros.

Beatriz Villamizar fue liberada el 5 de febrero de 1991, como una muestra de la supuesta intención de paz de Los Extraditables. Para regresar a su casa tuvo que viajar cinco horas, en las que abordó cinco vehículos diferentes, hasta llegar a una calle de Bogotá en la que tomó un taxi para ir a su hogar.

Maruja contó que durante su cautiverio la cuidaban dos hombres con los que hablaba ocasionalmente. Dijo que recibió buenos tratos y tuvo condiciones óptimas de alimentación, razones por las que ella y su compañera llegaron en buen estado de salud.

En la rueda de prensa que ofreció luego de su liberación, le agradeció al presidente César Gaviria por su voluntad de paz e invitó a los grupos subversivos a que negociaran con el Gobierno.

Compartir

Historias