Parque Memorial Inflexión

Medellín transforma en espacios de vida la memoria del dolor

Para rendir un homenaje a las víctimas, y como ocurre en importantes lugares del mundo, Medellín tendrá ahora en el lote del antiguo edificio Mónaco un parque memorial en el que se recordarán las 46.612 víctimas del narcoterrorismo que afectó a la ciudad y al país entre los años setenta y el comienzo del siglo XXI.

Con el parque Inflexión le hacemos frente a la memoria, reconocemos y exaltamos a todas las víctimas de la violencia del narcotráfico”. Carolina Henao, arquitecta.

El parque Memorial Inflexión será el lugar que tendrá Medellín para recordar a las víctimas del narcotráfico, propiciar el encuentro, recuperar la memoria, reflexionar y dignificar la vida. Es un espacio para rememorar la historia, resignificarla desde la perspectiva de aquellos que murieron a causa de la guerra entre los carteles de la droga y hacer un compromiso colectivo con la no repetición.

El concepto

Hablar de inflexión es pensar en un cambio de sentido de un proceso o movimiento, en este caso de un lugar, y esa es la propuesta del parque Memorial: sobre el sitio en el que estaba un ícono de la violencia y de la desesperanza, el edificio Mónaco, antigua residencia del narcotraficante Pablo Escobar, construir un espacio para la reflexión y la memoria de la ciudad.

Este parque será un punto de quiebre entre lo que fue la ciudad durante esos años de dolor, zozobra y muerte, y en lo que se transformará a partir de este momento. La propuesta arquitectónica contempla tres escenarios:

Tres momentos

La esencia.
El camino de los héroes. Un lugar con mensajes de las víctimas que se enfrentaron al horror del narcotráfico y que resaltará valores como la honestidad, la sensatez y la justicia.

Entre los héroes que serán recordados en este camino se encuentran magistrados, políticos y periodistas asesinados por cumplir con el deber de hacerle frente al narcotráfico.

Inflexión.
El punto central del parque. Allí habrá un muro memorial interactivo para recordar a las 46.612 víctimas y dimensionar el dolor de la ciudad durante esos años. Este espacio permitirá la apropiación ciudadana durante diferentes épocas del año; se podrán poner flores, velas u otros elementos que, constantemente, lo transformen y le den vida para no olvidar a quienes partieron.

El muro hace un tributo a las víctimas que murieron y a las que quedaron como sobrevivientes, y le recuerda a la ciudadanía el impacto que tuvo el odio y la violencia durante los años de guerra narcoterrorista.

Resiliencia.
Un bosque urbano para dejar atrás el horror de la violencia. La invitación aquí será a encontrarse con el ser, reflexionar como sociedad y renacer del dolor para construir nuevas rutas y celebrar la vida.

La vegetación y diversidad de este lugar facilitan la reflexión sobre hacia dónde va Medellín y los retos que tiene como sociedad para no repetir este pasado.

Además de que se construirá como un homenaje a las víctimas del narcoterrorismo, este parque enriquecerá la historia de Medellín y contribuirá a la búsqueda de la verdad y la justicia.

Los arquitectos

El proyecto está a cargo de los arquitectos Germán Tamayo Osorio, Carolina Henao Salazar, Tomás del Gallego y Felipe Zapata Flórez, ganadores del concurso público internacional para la construcción de este espacio.

Compartir