14/09/1992
Creación del Bloque de Búsqueda

700 hombres se agruparon para localizar a Pablo Escobar luego de su huida de la cárcel La Catedral. Foto: El Mundo.

Los mejores hombres de las fuerzas militares colombianas se agruparon en el Bloque de Búsqueda para capturar a Pablo Escobar luego de su fuga de la cárcel La Catedral. La muerte del narcotraficante y la desestabilización del cartel de Medellín fueron sus principales logros.

En septiembre de 1992 nació el Bloque de Búsqueda, un grupo de 700 militares que tenía a cargo la Operación reconquista, creada para capturar al máximo jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, luego de su fuga de la cárcel La Catedral, en Envigado, el 22 de julio de 1992.

Este comando especial, conformado por miembros del Ejército, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y la Policía Nacional, fue liderado por el coronel Hugo Martínez Poveda, quien tenía el conocimiento y la experiencia para enfrentar al narcotraficante que atemorizó al país entre la mitad de la década de los años 80 y principios de los 90, con una serie de secuestros, extorsiones, asesinatos y atentados.

Su antecedente

La constitución del Bloque de Búsqueda significó la reactivación y modernización del Cuerpo Élite, creado en 1989 cuando la Policía Nacional, el Ejército Nacional y cuerpos antidrogas de Estados Unidos se unieron para detener la escalada de acciones violentas de los carteles de la droga, que incluyó la muerte de importantes personalidades de la política nacional, como Luis Carlos Galán, el ataque con un busbomba a las instalaciones del DAS en Bogotá y el asesinato de policías, por quienes Escobar puso precios diferenciados, según su rango.

Desde el 19 de junio de 1991, cuando Escobar se entregó y fue trasladado a la cárcel La Catedral, el Grupo Élite dejó de operar como lo venía haciendo. Sin embargo, mantuvo activo uno de sus dispositivos en Medellín, dedicado a hacer labores de inteligencia y a rastrear los movimientos de los demás miembros del Cartel. Así descubrieron que muchos de los delitos cometidos los ordenaba Escobar desde el centro penitenciario.

Gracias a este seguimiento, el Gobierno se enteró de las excentricidades y lujos con que vivían los miembros del cartel de Medellín en La Catedral y decidió trasladar a Escobar a una cárcel de máxima seguridad, sin embargo, el narcotraficante se adelantó y logró fugarse el 22 de julio de 1992 con nueve de sus lugartenientes.

Los aliados

Con un mayor número de policías y militares y con la inclusión de tecnología moderna, el Bloque de Búsqueda comenzó el plan de recaptura que tuvo como aliado a Los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar), un grupo conformado por los hermanos Castaño, Don Berna y el cartel de Cali, otros objetivos militares de este narcotraficante. Los Pepes debilitaron al círculo más cercano de Escobar, que incluía a su familia, a los colaboradores del Cartel y a sus sicarios.

La muerte de Escobar

Con equipos electrónicos dispuestos por el gobierno de Estados Unidos, el Bloque de Búsqueda se enfocó en dar con el paradero del capo de la droga. Sin embargo, el narcotraficante estaba advertido y evitaba hacer llamadas por teléfono y cambiaba con frecuencia de escondite.

No quiero decir que con el fin del cartel de Medellín y la muerte de su jefe los problemas se hayan acabado, en lo absoluto, nosotros tenemos muchos problemas de violencia que tenemos que continuar resolviendo”, Rafael Pardo Rueda, ministro de Defensa.

En noviembre de 1993 estuvieron cerca de capturarlo, pero logró escapar y se perdió del radar por 15 días. No obstante, la angustia de no saber qué iba a pasar con su familia, que estaba buscando asilo internacional, lo llevó a comunicarse con mayor frecuencia y a descuidar los tiempos de duración de las llamadas. El 2 de diciembre de 1993 tuvo varias comunicaciones, y alrededor de las dos de la tarde un comando del Bloque de Búsqueda lo localizó en el barrio Los Olivos, en Medellín, donde le dieron de baja.

El Bloque de Búsqueda demostró su poderío con la localización y posterior muerte del narcotraficante que atemorizó a toda una nación y, sin conocer límites, traspasó fronteras con sus actos terroristas.

Compartir

Historias