1990
Creación de la Consejería Presidencial para Medellín

La Consejería trataba de restablecer el tejido ciudadano afectado por el terrorismo y la violencia. Foto: El Mundo.

El programa Arriba mi Barrio le dio valor a la cotidianidad de los habitantes de Medellín. Foto: El Mundo.

María Emma Mejía recorrió los barrios más vulnerables de Medellín para desarrollar planes que mejoraran la calidad de vida. Foto: El Colombiano.

La Consejería Presidencial para Medellín nació para brindarles opciones de progreso a los jóvenes de Medellín, una población olvidada que creció en medio de la violencia y el narcotráfico.

En 1990, el gobierno del presidente César Gaviria Trujillo creó la Consejería Presidencial para Medellín y el área metropolitana, con el propósito de ofrecerles oportunidades a sus habitantes, en especial a los jóvenes que vivían en condiciones de vulnerabilidad socialen las comunas nororiental y noroccidental, en donde el sicariato y el trabajo para los carteles de la droga era la forma más viable y fácil de ganarse la vida.

La Consejería se enfocó en crear parques, canchas, salones comunales y programas sociales que restablecieran la ciudadanía y la unión en esos territorios en los que solo se hablaba de Pablo Escobar, la violencia, el dinero fácil y los carrosbomba.

El empoderamiento

María Emma Mejía, la secretaria de campaña de César Gaviria, fue la encargada de liderar este programa. Cuando le encomendaron esta misión hubo escepticismo, porque para muchos el hecho de pertenecer a una familia de clase alta ponía en entre dicho su capacidad para medírsele a este territorio convulsionado.

Sin embargo, su talante se impuso y en los tres años en que estuvo al frente caminó por los barrios, consiguió financiación del Gobierno y de la empresa privada y gestionó la contribución extranjera. Recogió más de 30 millones de dólares y puso en marcha programas educativos, de empleo, salud y desarrollo urbano, que les dieron un nuevo horizonte a más de 1.700 jóvenes.

Uno de los procesos más destacados fue el programa de televisión Arriba mi barrio, de la Corporación Región, con el que destacaron a líderes comunitarios, grupos juveniles, colectivos culturales y demás personas que trabajaban sin tregua en entornos hostiles.

La creación de proyectos musicales fue una apuesta para visibilizar y potenciar los talentos que estaban ocultos en los barrios y enfocar a los niños y jóvenes en la construcción de un proyecto de vida.

Cuando íbamos a grabar a muchos de esos barrios nos preguntaban: ¿a quién mataron? Las cámaras solo subían por la muerte. Arriba mi barrio subía a buscar los hechos de vida”, Jorge Melguizo, creador de Arriba mi barrio.

La Consejería Presidencial para Medellín quería mostrarles a los jóvenes que había una vida más allá del sicariato y la ilegalidad, para borrar el estigma que caía sobre ellos por el simple hecho de vivir en una ciudad donde las balas, las muertes y las bombas se volvieron comunes.

Compartir

Historias