28/06/1990
Bomba Los Libertadores

El conductor de un Renault 12, de color rojo, se detuvo ante la señal de pare e instantes después se bajó y huyó hacia el sur. En ese instante estalló la bomba. Foto: El Colombiano - Humberto Arango

Un carro bomba fue activado en una de las principales vías de Medellín con el propósito de atentar contra los agentes de la Policía Nacional que estaban en la zona para reforzar la seguridad. Por la cantidad de actos narcoterroristas junio de 1990 fue uno de los meses más violentos.

El 28 de junio de 1990, a las 11:25 minutos, explotó un carro bomba cargado con cerca de 150 kilos de dinamita, en la Avenida Regional de Medellín, cerca de la estación de Policía del sector Los Libertadores. 14 personas murieron y 40 más resultaron heridas.

La onda explosiva destruyó a 16 vehículos y a una moto que se movilizaban por la Avenida. Las edificaciones y locales comerciales ubicadas a cuatro cuadras a la redonda también resultaron afectadas. Las perdidas materiales alcanzaron los 200 millones de pesos.

Temían un atentado

El retén estaba ubicado en el cruce con la calle 45, en frente a las instalaciones de Decypol, el cuartel de Servicios Especializados de la Policía Metropolitana y la estación de bomberos Los Libertadores. Con frecuencia los vecinos del sector acudieron a la policía para manifestar su preocupación porque consideraban que al estar cerca de este cuartel estaban en riesgo de ser víctimas de un atentado de este tipo.

Desde hacía algunos días las autoridades sabían que los narcotraficantes de la ciudad estaban planeando un acto terrorista en su contra, por esto cerraron las calles aledañas a esta autopista y establecieron retenes. Doce horas antes del atentado desactivaron un carro bomba cargado con 450 kilos de dinamita en un parqueadero cercano.

En Junio de 1990 los atentados dinamiteros aumentaron en Medellín. El 9 y 25 de este mes fueron encontrados 700 kilos de dinamita. Y el 18 y 28 de junio fueron detonados dos carro bomba.

En los actos narcoterroristas que ordenaba el cartel de Medellín para atacar a la Policía Nacional, murieron decenas de personas inocentes, entre civiles y agentes. En esta época de horror, los estallidos, asesinatos selectivos y secuestros sembraron el miedo en todo el país.

Compartir

Historias