30/04/1991
Asesinato del exministro Enrique Low Murtra

Para Amalia Low Nakayama, el piano y los cuentos infantiles han hecho parte del duelo por el asesinato de su padre, Enrique Low Murtra.

El exministro de justicia Low Murtra fue uno de los principales defensores de la extradición; agotó diversas vías jurídicas para sacarlo adelante. Foto: El Espectador.

Después de regresar de Suiza, donde se salvó de un ataque terrorista, el exministro de Justicia y embajador Enrique Low Murtra fue asesinado por sicarios de Pablo Escobar. La lucha para sacar adelante el Tratado de Extradición e impartir justicia a los narcotraficantes, determinó su muerte.

El 30 de abril de 1991, a las 8:00 de la noche, un sicario al servicio de Pablo Escobar le propinó cinco disparos al exministro de Justicia y ex embajador de Colombia en Suiza, Enrique Low Murtra, cuando esperaba un taxi afuera de la Universidad de la Salle, en Bogotá, en donde era decano de la Facultad de Economía.

El atacante huyó en una moto que lo esperaba mientras ejecutaba el crimen. El hombre, de 52 años, con la ayuda de varios estudiantes fue trasladado al Hospital San Ignacio, a donde llegó sin vida.

En la mira de Los Extraditables

En 1987, durante el gobierno de Virgilio Barco, Low Murtra fue designado ministro de Justicia. Meses después, le asignaron la embajada de Colombia en Suiza, como forma de protegerlo ante las crecientes amenazas del narcotraficante Pablo Escobar por las acciones que emprendió en contra de la ilegalidad.

Me puede temblar la voz, pero no me tiembla la moral”, dijo Enrique Low Murtra ante el Congreso de la República.

Pero el capo no tenía límites y su deseo de asesinarlo traspasó las fronteras. En mayo de 1990 la IV Brigada del Ejército informó que en medio de un allanamiento había encontrado un casete que contenía una conversación entre Pablo Escobar y el abogado Guido Parra, en la que se revelaba que el capo había contratado al grupo terrorista ETA para matar a Low Murtra en cualquier parte del mundo.

Días después de este anuncio, en la frontera entre Suiza y Francia fue detenido un miembro de la ETA con un cargamento de dinamita que sería utilizado para atentar en contra de la Embajada de Colombia en Berna, Suiza.

Su regreso a Colombia

La Cancillería del gobierno entrante, el de César Gaviria Trujillo, le envió una carta a Low Murtra pidiéndole que renunciara a la embajada y que le entregara el cargo al también exministro de Justicia Enrique Parejo. Él hizo lo propio y solicitó que le asignaran otra embajada, pero no recibió ninguna respuesta. Por esta razón, y a pesar del riesgo que corría, regresó a Colombia en enero de 1991.

Al día siguiente se dirigió a la Cancillería para solicitar un vehículo para su custodia. Esta petición fue negada porque, según se dijo, en ese momento la institución no contaba con este recurso. Low Murtra, creyendo que las amenazas en su contra ya habían cesado, decidió vivir su vida con tranquilidad y sobriedad, incluso hacía uso del transporte público.

En defensa de los valores sociales

Desde el 1º de octubre de 1987, cuando se posesionó como ministro de Justicia, Low Murtra se comprometió a combatir la inmoralidad y, con ello, al narcotráfico. Afirmaba que “La esclavitud que produce la droga, en la mente y en el espíritu de las personas que conforman nuestra sociedad, no solo lesiona sus derechos humanos, sino que los destruye. (…)”.

El tráfico de drogas cercena y menoscaba la fuerza moral de nuestros valores”, Enrique Low Murtra.

Desde el 9 de noviembre de ese año comenzó a buscar fórmulas para restablecer la extradición. Con este objetivo remitió a la Corte Suprema de Justicia el expediente de varios narcotraficantes. Días después se crearon los autos de detención con fines de extradición en contra de los tres hermanos Ochoa: Jorge Luis, Juan David y Fabio, y contra Gonzalo Rodríguez Gacha y Pablo Escobar. Pese a la importancia de este antecedente, argumentando razones jurídicas, el Consejo de Estado suspendió estos procesos.

Semanas antes el Ministro había dicho ante los medios de comunicación que la investigación por el asesinato del candidato presidencial Jaime Pardo Leal concluyó que Gonzalo Rodríguez Gacha fue el autor intelectual.

La desprotección del ministro Low Murtra generó una investigación sobre la presunta culpabilidad de la Presidencia, la Cancillería, el DAS y la Policía Nacional. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca reconoció que se había fallado en la protección del exministro. La decisión fue apelada y el Consejo de Estado, en junio de 1997, confirmó el fallo, dejando en claro que quien arriesga su vida por enfrentar una lucha del Estado, como mínimo, tiene derecho a que le protejan su vida.

La firmeza y rectitud con la que abordaba los temas concernientes al narcotráfico y la extradición, sumada a la falta de asistencia del Estado, le costaron la vida al ministro y embajador Enrique Low Murtra.

Compartir

Historias