1/11/1989
Asesinato de la jueza Mariela Espinosa

Pablo Escobar asesinó a la jueza que estuvo al frente de varios de los procesos judiciales que lo vinculaban con el sicariato. El Colombiano

La magistrada Mariela Espinosa fue asesinada por Los Extraditables afuera de su residencia, en Medellín. La asignación de un proceso judicial que vinculaba a Pablo Escobar con el tráfico de estupefacientes, le costó la vida.

Un grupo de al menos diez sicarios al servicio de Los Extraditables asesinó con ráfagas de metralleta a la magistrada del Tribunal Superior de Medellín, Mariela Espinosa, cuando estaba parqueando su vehículo en el garaje de su casa, ubicada en el barrio La América. Por la gravedad de sus heridas fue trasladada a la cínica San José, en donde falleció.

Los agentes encargados de custodiar la casa de la jurista también fueron atacados. Aunque los asesinos estaban pendientes de su llegada, no despertaron mayores sospechas porque vestían camiseta de los equipos de fútbol que jugaban un partido esa noche.

En el intento por huir rápidamente del lugar, los delincuentes que se movilizaban en tres automóviles se estrellaron contra una volqueta. En ese momento hicieron varios disparos que dejaron lesionados a los ciudadanos Rodrigo Rueda Valderrama y Guillermo Alirio Ramírez, quienes estaban dentro de un vehículo.

Una obsesión de Pablo Escobar

La magistrada estaba en la mira de este narcotraficante desde que agentes del Departamentos Administrativo de Seguridad -DAS- lo sorprendieron con 10 kilos de cocaína en Itagüí. Espinosa, entonces jueza de ese municipio, asumió el caso.

Si me toca morir por meter a alguien a la cárcel, por importante que sea, me muero», Magistrada Mariela Espinosa.

En medio de esta persecución, que incluía frecuentes llamadas intimidatorias, hombres que trabajaban para Escobar publicaron un aviso en un periódico en el que aseguraban que la funcionaria “estaba loca”.

Como si fuera poco, Escobar ordenó incendiar el juzgado para borrar cualquier rastro de su expediente. Días después, sus hombres instalaron una bomba en el vehículo de Espinosa, quien logró salir de él a tiempo. Aunque ella trató de llevar el proceso hasta las últimas instancias, el caso fue trasladado a Ipiales, en Nariño, en donde el jefe del cartel de Medellín sobornó a un juez y quedó libre.

Otro golpe a la rama judicial

Como una forma de repudiar el hecho y con el objetivo de exigirle al Estado una mayor protección para los administradores de justicia, Asonal Judicial hizo algunos paros. Mariela Espinosa fue la segunda víctima de la rama judicial de Medellín entre octubre y noviembre de 1989. El 17 de octubre fue asesinado Héctor Jiménez, también magistrado del Tribunal Superior.

El mismo día de la muerte de la magistrada Espinosa, fue asesinado el Representante a la Cámara por el partido Conservador, Luis Francisco Madero, en Bogotá, en situaciones similares, cuando fue interceptado por varios hombres que le dispararon ráfagas de metralleta.

Escobar estaba dispuesto a asesinar a todo aquel que lo investigara e hiciera públicos sus nexos con el narcotráfico. La magistrada Mariela Espinosa fue una de las tantas víctimas que murieron por el simple hecho de ser funcionaria judicial.

Compartir

Historias