30/10/1986
Asesinato de juez Gustavo Zuluaga Serna

El 30 de octubre de 1986, el magistrado Gustavo Zuluaga Serna fue asesinado por tres sicarios que le propinaron 7 disparos, cuando iba en un vehículo, con su esposa Carmelita Valencia de Zuluaga, por la avenida Bolivariana, al occidente de Medellín. Su esposa, con ocho meses de embarazo, recibió tres tiros y fue trasladada a la Clínica Conquistadores, en donde se recuperó.

‘Antes muerto que claudicar’

Zuluaga Serna reveló que Pablo Escobar había sido responsable del asesinato de dos agentes de seguridad, en 1977, por esta razón, el 23 de septiembre de 1983, ordenó la captura del narcotraficante. Días después el Congreso de la República le levantó la inmunidad parlamentaria y el capo se convirtió en prófugo de la justicia.

Hasta ese día todos los expedientes contra Escobar habían sido incinerados o desaparecidos, pero con esta investigación, el capo quedó expuesto y saltó a la clandestinidad.

“Los acusaba de haber asesinado a dos agentes del DAS que descubrieron en 1976 un cargamento de cocaína encaletado en las llantas de un camión”. Las otras víctimas de Pablo Escobar, los héroes olvidados. Revista Semana, 21 de julio de 2012.

El auto de detención del capo y su primo Gustavo Gaviria, ocasionaron amenazas de muerte al magistrado de la Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Medellín, quien había remplazado al magistrado Álvaro Medina Ochoa, asesinado el 8 de abril de 1985.

Con frecuencia, la familia de Zuluaga recibía llamadas telefónicas anónimas y coronas fúnebres. Un día, a su esposa la interceptaron en una carretera, la bajaron del carro y le hicieron ver cómo lanzaban el vehículo por un precipicio. A pesar de las intimidaciones, el jurista había rechazado la protección de guardaespaldas.

Luego del asesinato, el Tribunal Superior de Medellín suspendió sus funciones por dos días en protesta por el hecho que conmocionó a la ciudad.

Un mes después del asesinato, nació Ángela Zuluaga Valencia, hija del magistrado. Meses más tarde, Jaime Alberto Zuluaga Valencia, otro de sus cuatro hijos, apareció muerto. El estudiante de derecho se había dedicado a estudiar el expediente impune de su padre.

Lecturas consultadas:

Compartir

Historias