11/10/1987
Asesinato de Jaime Pardo Leal

Pardo fue velado durante 25 horas en cámara ardiente, primero en el Capitolio Nacional y luego en la Plaza de Bolívar, la misa de exequias se celebró en la Catedral Primada. Foto: El Colombiano.

Sus restos mortales fueron trasladados al Cementerio Central, en Bogotá. El Gobierno Nacional estableció la ley seca en todo el país. Foto: El Colombiano.

Como consecuencia de los desmanes se presentó una caída del 50 por ciento en el mercado de valores más grande del país. Foto: El Colombiano.

El candidato presidencial, Jaime Pardo Leal, uno de los hombres más custodiados del país, fue asesinado por grupos de extrema derecha, como parte de un plan para exterminar a la Unión Patriótica.

“Yo venía dormido. Mi papito manejaba. Sonaron unos disparos. Cuando me desperté oí algo de AF 1005. Después vi a mi papito sangrando”. Jaime Pardo Flórez, hijo de Jaime Pardo Leal. El Tiempo, 13 de octubre de 1987.

El 11 de octubre de 1987, en la vía que conduce al municipio de la Mesa, en Cundinamarca, tres sicarios interceptaron el vehículo en el que se movilizaba Jaime Pardo Leal, su esposa, sus dos hijos y su escolta.

Después de recibir varios impactos de bala, Pardo Leal, de 45 años, fue trasladado hasta el Hospital San Rafael, de este municipio, sin embargo, por la gravedad de sus heridas murió. Los atacantes huyeron y horas después dejaron el vehículo abandonado.

Fuertes acusaciones

Pardo, en repetidas ocasiones responsabilizó públicamente a las Fuerzas Armadas de haber participado en varios crímenes en contra de los militantes de la Unión Patriótica. Por sus intervenciones, Pardo Leal hacía parte de una lista de actores, periodistas y dirigentes políticos que estaban amenazados de muerte por una organización de extrema derecha.

El día antes de su asesinato le notificó a sus escoltas que no saldría de Bogotá y que de hacerlo, contaría con el respaldo de un miembro del equipo de seguridad de la UP. A pesar de que era una de las personas más amenazas del país, el domingo, viajó al municipio de La Mesa, Cundinamarca, custodiado únicamente por una persona.

Por el riesgo que corría, la dirección este partido político le había comprado unos tiquetes a él y a su familia con destino a Cuba. Pero Pardo, haciendo caso omiso, en repetidas ocasiones, aplazó el viaje.

Rechazo masivo

Luego de que el país conociera la noticia del asesinato, se presentaron fuertes disturbios en Bogotá, en los que murieron un policía y dos civiles. Decenas de edificios resultaron afectados y varios almacenes fueron saqueados como consecuencias del enfrentamiento entre la fuerza púbica y los que salieron a protestar.

El días después, los manifestantes bloquearon la avenida Circunvalar, en Bogotá, con piedras y hogueras. En Barrancabermeja incendiaron un bus, atacaron un carro del cuerpo de bomberos y lanzaron bombas Molotov contra la inspección de Policía.

Durante la velación de Pardo Leal, en la Plaza Bolívar, una pareja alertó sobre la supuesta existencia de una bomba, inmediatamente se generó una estampida. Después de descubrir que se trataba de un bulto de papel, los asistentes regresaron a la Plaza, con un hombre herido que había sido acusado de dejar el falso artefacto explosivo.

Exterminio de la Unión Patriótica

El asesinato de Pardo fue uno de los 471 crímenes que hasta ese momento se habían cometido en contra de los militantes de este partido político, que nació en 1984, fruto del acuerdo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Farc, y el gobierno de Belisario Betancur.

Entre estos asesinatos, estaban los de los senadores Pedro Nel Jiménez Obando y Pedro Luis Valencia; los representantes a la Cámara Leonardo Posada Pedraza y Octavio Vargas Acosta; alcaldes, concejales y aspirantes a las alcaldías de diferentes poblaciones.

Creyó en la justicia social

Desde su juventud, Jaime Pardo Leal se perfiló como un líder. Creció en Ubaque, Cundinamarca, en un hogar humilde. Con el paso de los años, y siguiendo el deseo de trabajar por una sociedad igualitaria, se convirtió en un líder estudiantil. Estudió derecho en la Universidad Nacional de Colombia, hizo una maestría y un doctorado y fue becado en la Universidad Pantheón, en París. Era profesor en la Universidad Nacional y la Universidad Autónoma de Colombia.

Fue Magistrado del Tribunal de Cundinamarca, allí se destacó por defender los derechos de los jueces. Fundó el Sindicato Nacional de Empleados y Funcionarios de la Rama Jurisdiccional, Asonal Judicial, entidad de la que fue presidente antes de perfilarse en la política con la Unión Patriótica. Su filiación a este movimiento representaba el anhelo de construir una sociedad democrática.

Compartir

Historias