23/06/1990
Una adolescencia marcada por el narcotráfico

Clara Botero comparte el relato de su juventud, en ella el deseo de disfrutar de esta etapa se enfrentaba al temor de ser víctima de un atentado terrorista.

Tenía 17 años y apenas estaba comenzado mi vida social como adolescente. Mis padres me dejaban salir con mi novio, a pesar de que se quedaban con el corazón en la mano. Sin embargo, haciendo gala de una valentía, que apenas hoy reconozco, me decían que llevara monedas para el teléfono público y que los llamara cuando llegara al lugar en el que iba a estar y antes de salir para la casa.

Ocho días antes de lo que pasó en Oporto había estado allí con mi novio. Habitualmente íbamos a ese lugar o a Casa Verde. Pero por cosas del destino, ese 23 de junio decidimos ir a la casa de un amigo en San Lucas y desde allí oímos los tiros. Dos conocidos murieron en esa masacre y aún hoy me pregunto cómo mis papás dejaron que viviera mi adolescencia como los demás, sabiendo que estábamos en la ciudad más violenta del mundo.

Etiquetas:

Compartir