23/06/1990
Masacre en el bar Oporto

Oporto era una taberna campestre, con tres grandes quioscos que cubrían las mesas y daban espacio a una pista de baile. Foto: El Colombiano

Una noche de fiesta en el bar Oporto se vio interrumpida por la llegada de hombres armados que asesinaron a 19 personas. Esta masacre hizo parte del fin de semana que, más de dos décadas después, sigue siendo recordado como uno de los más violentos de la historia de la ciudad.

El sábado 23 de junio de 1990, a la 10:30 de la noche, un grupo de al menos doce hombres armados y encapuchados entró al bar oporto, en Envigado. Los atacantes anunciaron que iban a hacer una requisa y separaron a los hombres de las mujeres. Minutos después condujeron a 26 hombres, entre empleados y clientes, al parqueadero del negocio. Allí, los obligaron a acostarse en el piso y les dispararon.

Un acto atroz

19 personas murieron y siete resultaron heridas en el que se recuerda como uno de los actos terroristas que más conmoción causó en Medellín. La mayoría de sus víctimas eran estudiantes de prestigiosos colegios y universidades e hijos de comerciantes antioqueños.

Según los informes médicos, cada uno de los cadáveres presentaba, como mínimo, ocho impactos de bala de pistolas nueve milímetros.

Algunas versiones señalan que los asesinos fueron enviados por Pablo Escobar. Sin embargo, un informe entregado a la Comisión Interamericana de Derechos humanos en 1992, por el extinto Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, le atribuyó la masacre a un grupo armado que inicialmente estaba adscrito a la Alcaldía de Envigado, y tenía la financiación del cartel de Medellín.

Días escabrosos

La masacre de Oporto no fue el único hecho violento que sucedió ese fin de semana, en el barrio Manrique un grupo de ocho individuos ingresó a la terraza de una casa y asesinó a cinco personas. En Enciso, otro sector de la ciudad, los ocupantes de un carro mataron a cuatro personas. Además de estos, en el que fue denominado por los medios de comunicación como “el fin de semana negro”, se presentaron otros ataques sicariales que sumados a los ya mencionados dejaron un total de 63 personas muertas.

Compartir

Historias