13/01/1987
Atentado al embajador y exministro Enrique Parejo González

El día del atentado, la secretaria de Parejo González le sugirió no ir a la embajada porque estaba cayendo una tormenta de nieve, pero él hizo caso omiso y salió de su casa, en ese momento fue atacado. Foto: El Colombiano

Los narcotraficantes colombianos atentaron contra el embajador Enrique Parejo González cuando salía de su casa en Budapest, a donde había llegado para protegerse de las amenazas.

El 13 de enero de 1987, el exministro de Justicia y para entonces embajador de Colombia en Hungría, Enrique Parejo González fue atacado por un hombre que le disparó afuera de su vivienda, en la capital húngara. Con la ayuda de su hija y de su sobrina fue trasladado al hospital Koltoi Anna, en donde permaneció varios días hasta recuperarse. Este atentado se dio en medio de la ofensiva que el gobierno del presidente Virgilio Barco emprendió en contra del narcotráfico.

Traspasaron fronteras

Parejo llegó a Hungría en compañía de su familia, a principios de agosto de 1986, para protegerse de las amenazas de los narcotraficantes colombianos, que se originaron por su oposición al lavado de activos y al tráfico de drogas.

Desde que se posesionó como ministro de Justicia, en reemplazo de Rodrigo Lara Bonilla, quien fue asesinado por sicarios del cartel de Medellín, hizo público su apoyo al Tratado de Extradición. Junto al presidente Belisario Betancur autorizó la extradición a Estados Unidos de políticos y dirigentes de clubes deportivos.

El día de su posesión como Ministro de Justicia anunció que, en relación con el narcotráfico, “continuaré, sin duda, la extraordinaria tarea que venía desarrollando mi antecesor”, refiriéndose a Lara Bonilla. El Tiempo, 14 de enero de 1987.

Con frecuencia Parejo manifestaba su preocupación por la corrupción y el clientelismo. Estas opiniones lo convirtieron en un objetivo de los narcotraficantes colombianos y determinaron su salida del país. Pero las amenazas no cesaron y desde el momento en que llegó a Hungría, recibió cartas y llamadas anónimas que le anunciaban que atentarían contra su vida.

Con este intento de asesinato, los narcotraficantes colombianos demostraron sus conexiones con grupos criminales internacionales y la capacidad que tenían para efectuar sus actos terroristas en los países que se consideraban más seguros. Enrique Parejo es uno de los sobrevivientes de esta guerra que acabó con la vida de grandes personalidades que luchaban para corregir el rumbo de la nación.

Lecturas consultadas:

Compartir

Historias