08/04/1985
Asesinato del magistrado Álvaro Medina Ochoa

El magistrado Álvaro Medina Ochoa fue asesinado 15 días después del fallecimiento del periodista Diego Medina, hermano del magistrado. Foto: El Mundo

El magistrado de la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín, Álvaro Medina Ochoa fue asesinado en la entrada de su casa, después de recibir amenazas de Pablo Escobar y del Cartel de Medellín.

Sobre las ocho de la noche del 8 de abril de 1985, cuando el magistrado estaba en frente de su casa en el barrio La Floresta, en Medellín, en compañía de su esposa Luz Estela Giraldo, fue abordado por el conductor de una motocicleta que le disparó a quemarropa en el pecho, un brazo y una pierna. Con la ayuda de su esposa fue trasladado a la Policlínica, en donde falleció.

Amenazas previas

El magistrado, de 40 años, y otros cuatro juristas, habían sido amenazados por tomar algunas decisiones que afectaban directamente a los narcotraficantes, entre ellas las primeras medidas de detención en contra de Pablo Escobar y algunos de sus lugartenientes.

Durante 12 meses, Medina Ochoa recibió a varios abogados del Cartel de Medellín que le ofrecían sobornos para intentar amañar sus decisiones. Por su negativa a aceptarlos, recibía hasta ocho llamadas intimidantes al día y sufragios escritos. Por esta razón, la Procuraduría le asignó dos guardaespaldas que fueron retirados porque el magistrado consideró que ya había cesado el riesgo para su vida.

“Mi padre y sus colegas asesinados fueron incorruptibles y cumplieron con su deber pese a las amenazas.”, le dijo Ricardo Medina Giraldo, hijo de Álvaro Medina Ochoa, a El Colombiano, el 8 de abril de 2015.

Después del hecho, el Gobierno Nacional anunció que redoblaría esfuerzos para combatir la delincuencia organizada. Sin embargo, el homicidio sigue impune. La familia de Álvaro Medina envió un derecho de petición a la Fiscalía en octubre de 2013, para que este caso fuera declarado crimen de lesa humanidad. Hasta ahora, la solicitud no ha tenido respuesta.

Compartir

Historias