19/12/1992
Asesinato del jefe de la Sijín Fernando Posada

Hacia las 3:30 de la mañana del 19 de diciembre de 1992, cerca de 60 sujetos armados que se movilizaban en diez vehículos, detonaron 20 kilos de dinamita en la puerta de la casa del capitán Fernando Posada Hoyos, en el barrio El Nogal, al occidente de Medellín.

“Varios de los hombres que colocaron la bomba se abrieron paso entre los escombros buscando el cuerpo de su víctima, para rematarlo con disparos de fusiles R-15”. El Tiempo, 20 de diciembre de 1992.

Fernando Posada murió en el lugar y José Ancízar Buitrago Muñoz y Carlos Eugenio Romero Colorado, sus dos escoltas, resultaron heridos cuando intentaban salvarle la vida. En la huída los asesinos abalearon a una patrulla de la Policía que se dirigía al lugar de los hechos, para protegerse, los seis uniformados se lanzaron del carro; el suboficial Bernardo Moreno y los agentes Eduardo Gómez Romero y Gilberto Serrano Ramírez, resultaron heridos.

El hijo del capo

Juan Guillermo Henríquez, Juangi, y Julián David Gómez Hernández, quienes confesaron haber participado en el crimen del oficial de Policía, dijeron que el hijo de Escobar coordinó y presenció el asesinato del capitán Fernando Posada Hoyos. Según esta versión Juan Pablo Escobar Henao habría dirigido la operación, junto con su papá, desde una camioneta.

El capitán Fernando Posada propinó varios golpes contra el cartel de Medellín. Estas actuaciones determinaron que existiera más de un plan para asesinarlo. Días antes, el 14 de diciembre, explotó un carro bomba cerca del Aeropuerto Olaya Herrera, en Medellín, dirigido en su contra. El jefe de inteligencia salió ileso y tres civiles murieron.

Compartir

Historias